Enfermedad de Crohn – Consejos para una alimentación saludable

Posted by: Anita Dinamita

junio 13th, 2018 >> .SALUD Y BIENESTAR. | Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

15 recomendaciones alimentarias cuando se padece enfermedad de Crohn.

Qué y cómo comer.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal (EII) crónica e incurable. Los síntomas incluyen dolor abdominal intenso y diarrea, entre otros.

Ciertos alimentos o hábitos alimenticios pueden exacerbar los síntomas de la enfermedad de Crohn, aunque no son la causa subyacente o desencadenante de la EII.

Cada persona es diferente, por lo que se puede probar para ver qué tipos de alimentos o hábitos alimenticios ayudan (o perjudican) a los síntomas.

Si tienes la enfermedad de Crohn y te preocupa tu nutrición, sería una buena idea hablar con un especialista, especialmente uno que esté familiarizado con la EII, para que te ayude a idear una estrategia de alimentación que puedas tolerar, pero que también funcione con tus preferencias personales.

Ver a un nutricionista que no entiende la EII, por otro lado, puede hacer más daño que bien.

Anuncios



Lleva un diario

Lleva un registro de todo lo que comes, cómo te siente después de comerlo y el estado de tu enfermedad para determinar qué tipos de alimentos empeoran tus síntomas de EII. Debido a que es diferente para cada persona, escribir todo es la mejor manera de aprender lo que tu cuerpo puede y no puede procesar.

Además, es importante que no introduzcas demasiados alimentos nuevos demasiado rápido, preséntalos de uno en uno y espera uno o dos días para ver si afectan tus síntomas.

No es una mala idea probar primero alimentos nuevos en casa, antes de comerlos en una situación social.
Comer raciones pequeñas y frecuentes

El control de las porciones es importante, porque comer demasiado al mismo tiempo puede dificultar que el cuerpo digiera los alimentos.

Las comidas pequeñas y frecuentes pueden ayudar. Todavía puede comer tres comidas al día, pero hacerlas un poco más pequeñas de lo normal, y complementarlas con unos tentempiés bien balanceados.

Es importante no llegar a las comidas con mucha hambre para evitar comer en exceso, lo que puede provocar hinchazón.

Cuidado con la grasa

Los alimentos grasos pueden ser difíciles de digerir para el cuerpo y empeorar la diarrea, especialmente si se  han extirpado ciertas partes del intestino durante la cirugía por la enfermedad de Crohn. (Además ciertas grasas son malas para el corazón).

Por lo tanto, las personas con enfermedad de Crohn deben evitar las comidas grasosas o fritas. Las salsas a base de crema, como la mayonesa, también pueden ser problemáticas.

Prueba una dieta baja en fibra

Los médicos y nutricionistas pueden recomendar una dieta baja en fibra (evitar los productos integrales y de grano entero y las harinas sin refinar) para aquellos que tienen un brote, curación después de la cirugía o que experimentan un estrechamiento intestinal debido a inflamación o tejido cicatricial.

Esta dieta reduce los calambres, la diarrea y el volumen, la consistencia y la frecuencia de las heces. Aún puedes tener fibra soluble. Las frutas y verduras no están prohibidas, cocínalas para cortar la fibra o elimina las semillas, las pieles y las membranas fibrosas.

Se recomienda la dieta solo para controlar los síntomas a corto plazo. Si te sientes mejor y tu médico dice que estás bien, regresa a una dieta más saludable.

Cuidado con los productos lácteos

Al igual que la población general, muchas personas con enfermedad de Crohn tienen algún nivel de intolerancia a la lactosa. Las condiciones generalmente no están relacionadas, pero comparten muchos de los mismos síntomas.

Para estas personas, los productos lácteos pueden explicar parte del dolor y los problemas gastrointestinales asociados con la EII.

Si te das cuenta de que los productos lácteos sí te afectan, puede que no se trate de evitarlo por completo, sino de averiguar cuánto puede tolerar. Dos pedazos de pizza con queso podrían estar bien, pero tres podrían ser demasiado.

Evita la fibra

El maíz,  y los vegetales fibrosos como el apio crudo y el brócoli no son fáciles de digerir; en Crohn pueden causar calambres, hinchazón y diarrea.

La fibra es dura para su sistema. Para un intestino sano, eso es algo bueno, pero para uno inflamado, puede ser malo. Tener que procesar las cosas que todavía están intactas hará que algunas personas realmente se sientan incómodas.

Se aconseja probar una dieta baja en fibra y otros alimentos que son difíciles de digerir como fruta cruda, cáscaras de vegetales y semillas. “Cuando tienes síntomas activos, estos alimentos te van a hacer sentir mal.
Prepara los alimentos de una nueva manera.

Muchos alimentos que son un problema cuando están crudos o enteros se pueden comer si se preparan de manera diferente, por ejemplo, cocinar bien los alimentos, como judías verdes, coliflor o zanahorias y batatas.

Los alimentos con trocitos como la cebolla pueden tolerarse mejor si se los pica en trozos muy pequeños, del mismo modo que las semillas y los frutos secos parecen causar menos síntomas cuando se muelen. Los garbanzos y las semillas de sésamo, por ejemplo, pueden causar problemas, pero el hummus, que está hecho con garbanzos molidos, y el tahini, una pasta de semillas de sésamo, pueden no serlo.

Mantente hidratado

La ingesta de agua siempre es importante, pero de manera crítica si tiene diarrea frecuente.

Se aconseja a los pacientes que limiten las bebidas con cafeína, gasificadas o con demasiada azúcar, todo lo que puede empeorar los síntomas gastrointestinales.

El agua es una buena opción, al igual que los jugos de frutas diluidos sin un alto contenido de azúcar. Para las personas que están muy enfermas y en riesgo de deshidratarse, un líquido de rehidratación de venta libre como Gatorade puede reponer líquidos y electrolitos.

Aumenta tus electrolitos

Repón los electrolitos perdidos como el sodio y el potasio si tienes heces blandas. Una opción es espolvorear generosamente sal en sus alimentos. También puedes tomar caldos y elegir refrigerios salados como pretzels, galletas saladas, pasteles de arroz o patatas fritas.

Para obtener más potasio, come patatas (sin piel), plátanos, jugo o salsa de tomate, aguacates, melón o frutas cítricas como pomelo o naranja (sin la cáscara, si es necesario). El agua de coco también es una buena fuente de potasio y una buena forma de mantenerse hidratado.

No escatimes en proteína

Las personas con la enfermedad de Crohn a menudo abandonan la carne, los frijoles y el queso. Pero sin proteínas, pueden perder masa muscular.

La gente renuncia a la carne roja porque no puede digerirla, pero es porque están tratando de comer una ración de filete o una hamburguesa gigante. Pero pueden intentar con 170 gramos de carne roja de muy buena calidad, de esa manera obtendrán el hierro y la proteína que necesitan sin exagerar. El pescado, el tofu, los frijoles y los huevos, si son bien tolerados, también son buenas fuentes de proteínas.
Sazonar con especias molidas

La comida picante puede ser un problema, pero esa no es una razón para prohibir todas las hierbas y especias de tu cocina.

Se recomienda usar especias y hierbas en copos o molidas. Si encuentras que tienes algún síntoma, espera un poco más la próxima vez que lo uses.
Considera una dieta líquida

Aunque no es una solución a largo plazo, las personas con enfermedad de Crohn, especialmente aquellas con obstrucciones intestinales que no pueden procesar alimentos sólidos, pueden probar una dieta líquida temporal.

Una dieta líquida puede ayudar a los intestinos a descansar, lo que puede ayudar a suprimir los síntomas. Sin embargo, esta dieta debe planificarse cuidadosamente con su médico para asegurarse de que está obteniendo todos los nutrientes adecuados.

Los suplementos líquidos con alto contenido calórico, también pueden agregar nutrientes y calorías a cualquier dieta, si no estás obteniendo suficiente de los alimentos.
Suplementos con vitaminas

Todas las personas con EII deben tomar un multivitamínico, porque probablemente no estén obteniendo todos los nutrientes que necesitan.

Las personas que evitan los productos lácteos también deberían considerar tomar aproximadamente 1.500 miligramos de calcio con 800 UI de vitamina D al día. Aquellos que se han sometido a una cirugía del intestino delgado probablemente también necesiten vitamina B12 adicional.

Habla con tu médico antes de tomar cualquier suplemento y recuerda que los suplementos deberían hacer justamente eso: suplementar los nutrientes que obtienes de los alimentos, en lugar de reemplazarlos.
Come normalmente cuando esté bien.

Entre los brotes de Crohn, si te sientes mejor, come normalmente y disfruta de tu comida.

Puede ser difícil para alguien, sabiendo que la última vez que comieron apio tuvieron una experiencia terrible, pero se puede tolerar nuevamente cuando la enfermedad está en remisión. Trabajar con un nutricionista o un médico puede ayudarte a generar confianza y mejorar esa relación con los alimentos.

Siempre y cuando no tengas problemas intestinales continuos o un estrechamiento a largo plazo de tu intestino, seguir las pautas generales de alimentación saludable es una buena estrategia.

Fuente : menudos peques

Share
This entry was posted on miércoles, junio 13th, 2018 at 8:25 and is filed under .SALUD Y BIENESTAR.. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>