Cómo cuidar a alguien con Alzheimer o Demencia – Consejos

Posted by: Anita Dinamita

septiembre 7th, 2018 >> .SALUD Y BIENESTAR. | Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Si estás cuidando a alguien con demencia, es probable que te enfrentes a muchos problemas prácticos en tu vida diaria.

Las personas con Alzheimer o demencia pueden sentirse vulnerables a medida que su condición progresa y dependen cada vez más de otras personas para que hagan cosas por ellos. Es importante que las personas que lo sufren se sientan seguras y respaldadas, al tiempo que conservan cierto nivel de independencia.

Aunque algunos síntomas son comunes para muchas personas, la experiencia de cada uno con respecto a la enfermedad y su forma de enfrentarla será diferente.

Ayudando a alguien con demencia a realizar tareas cotidianas

Anuncios



Cuando una persona descubre que sus capacidades mentales están disminuyendo, es probable que se sienta ansiosa, estresada y asustada. Pueden ser conscientes de su creciente torpeza e incapacidad para recordar cosas, y esto puede ser muy frustrante y molesto para el enfermo.

Si estás cuidando a alguien con demencia, puedes ayudarlo a sentirse más seguro creando una rutina diaria en un ambiente relajado, donde se le aliente y no se le critique.

Involucrar a la persona que cuida en las tareas cotidianas puede hacer que se sientan útiles y mejorar su sentido de autoestima. Podrían ayudar con las compras, poniendo la mesa o ayudando en tareas sencillas en el jardín, por ejemplo.

A medida que la enfermedad progresa, estas tareas pueden ser más difíciles de manejar independientemente, y es posible que debas brindarles más apoyo.

Cómo ayudarles: La forma principal en que puedes ayudar es ofreciendo apoyo de manera sensible y tratando de no criticar sus acciones. Puede ser muy importante para la persona con demencia sentir que aún es útil.

En las primeras etapas, las ayudas de memoria pueden usarse en el hogar para ayudar a la persona a recordar dónde están las cosas.

Por ejemplo, podrías poner imágenes en las puertas del armario de lo que hay dentro, como tazas y platos. Esto puede ayudar a activar su memoria y permitirles conservar su independencia un poco más.

Mantener pasatiempos e intereses

Muchas personas con demencia seguirán disfrutando de sus aficiones o intereses. Por ejemplo, si les gusta cocinar, es posible que puedan ayudar a preparar una comida. Salir a caminar o cultivar un huerto es una forma sencilla de hacer algo de ejercicio. O pueden preferir escuchar música o jugar un juego de mesa. El cuidado de un gato o un perro puede ser muy placentero para algunas personas.

Si la persona a la que cuidas es muy sociable y extrovertida, o si tiene una gran familia, es posible que realmente disfrute de las visitas de familiares o amigos. Sin embargo, pueden tener dificultades para mantenerse al día con las conversaciones si tienen muchos visitantes al mismo tiempo.

Mantener una buena salud y nutrición

Es importante que la persona a la que cuidas tenga una dieta sana y equilibrada y haga ejercicio. Cuanto más tiempo permanezcan sanos y en forma, mejor será su calidad de vida.

Si el enfermo no come lo suficiente o come alimentos poco saludables, puede volverse susceptible a otras enfermedades. Las personas con demencia pueden confundirse más si se enferman.

Los problemas comunes relacionados con los alimentos para las personas con Alzheimer o demencia incluyen:

No reconocen los alimentos.
Olvidan qué comida les gusta.
Rechazan o escupen la comida.
Ponen resistencia al ser alimentados.
Piden combinaciones de alimentos extraños.

Este comportamiento generalmente se debe a confusión o irritación en la boca causada por problemas dentales. Consulta con el médico si algo relacionado con la alimentación del enfermo te preocupa.

Cómo ayudar: Involucra a la persona que cuida. Por ejemplo, si no pueden alimentarse por sí mismos, puedes poner los cubiertos en sus manos y ayudarlos a llevarlos a su boca. También puedes involucrarlos en la preparación de alimentos, si pueden hacerlo.

Trata de mantener la calma si se estresa durante las comidas, la persona que cuidas también estará estresada. Asegúrate de tener suficiente tiempo para las comidas, para que puedas enfrentar cualquier inconveniente que surja.

Trata de acomodar los cambios de comportamiento. Es probable que la persona a la que cuidas cambie sus hábitos alimenticios a lo largo del tiempo. Ser consciente de esto y tratar de ser flexible hará que las comidas sean menos estresantes para los dos.

Si crees que la persona que cuidas puede tener problemas de salud o dentales, consulta con el médico.

Si la persona con demencia fuma, reemplaza las cerillas por encendedores desechables para reducir el riesgo de que accidentalmente causen un incendio.

Si el enfermo consume alcohol, verifica si es compatible con la medicación que tome. En caso de duda, pregunte a su médico.

Tratar con la incontinencia

La incontinencia puede ser difícil de tratar y puede ser muy molesta para la persona que cuida. Es común que estos enfermos experimenten incontinencia. Esto puede deberse a infecciones del tracto urinario, estreñimiento que causa presión adicional en la vejiga o medicamentos.

Una persona con demencia también puede simplemente olvidarse de ir al baño, o puede olvidar dónde está el baño. También pueden haber perdido la capacidad de decir cuándo necesitan el inodoro.

Cómo ayudar: Es importante ser comprensivo, conservar el sentido del humor y recordar que no es su culpa. Es posible que también desees probar lo siguiente:

Coloca un letrero en la puerta del baño, con una foto de un inodoro.
Manten la puerta del baño abierta y asegúrate de que la persona que cuidas pueda acceder  fácilmente.
Asegúrate de que pueda quitarse la ropa: algunas personas con demencia pueden tener problemas con los botones y las cremalleras.
Busca señales de que es posible que necesiten ir al baño, como inquietarse y levantarse y ponerse de pie.
Obtén adaptaciones para el inodoro si es necesario.
Si continuan los problemas de incontinencia, consulta a su médico.

Higiene personal

Las personas con demencia pueden preocuparse por ciertos aspectos de la higiene personal y pueden necesitar ayuda para lavarse. Por ejemplo, pueden tener miedo a caerse al salir del baño, o pueden desorientarse en la ducha.

Puede que la persona a la que cuidas quiera que la dejen en paz o puede que se resistan a lavarse, porque consideran que la falta de privacidad es indigna y embarazosa.

Sueño y descanso

Las personas con demencia a menudo experimentan alteraciones del sueño. Pueden despertarse durante la noche o estar inquietos. Estos problemas pueden empeorar a medida que la enfermedad progresa. Las personas con demencia también pueden tener enfermedades dolorosas, como la artritis, que causan o contribuyen a los problemas para dormir.

Algunos medicamentos pueden causar somnolencia durante el día e interferir con el sueño por la noche. Las pastillas para dormir se pueden usar con cuidado en personas con demencia.

Sin embargo, las medidas de “higiene del sueño” son las mejores para las personas con demencia, por ejemplo, no tomar siestas durante el día, acostarse con regularidad y evitar el alcohol o la cafeína por la noche.

Cuidando su propio bienestar

Si un miembro de tu familia tiene demencia, puede que te resulte difícil mantenerte positivo. Recuerda que no estás solo, y que la ayuda y el apoyo están disponibles. Habla con alguien sobre tus preocupaciones. Puede ser un familiar o amigo, un miembro de un grupo local de apoyo, o su médico de cabecera puede derivarte a un consejero en su zona.

Es importante para la salud física y el bienestar psicológico de un cuidador que puedan tomarse un descanso (respiro) de la atención. Los cuidadores también pueden necesitar cuidado de relevo si tienen que ir al hospital o cumplir con otros compromisos importantes.

Los amigos, familiares y vecinos pueden proporcionar cuidado de relevo en el hogar. También puedes coordinar la atención de relevo a domicilio a través de las agencias de atención domiciliaria o, en algunas áreas, a su autoridad local. Cuidar fuera de casa puede confundir a algunas personas con demencia, tanto cuando están lejos como cuando vuelven. Si optas por la atención de relevo lejos de la casa de la persona, es una buena idea visitarla de antemano para verificar que satisfaga las necesidades de la persona con demencia.

Fuente : menudos peques

Share
This entry was posted on viernes, septiembre 7th, 2018 at 8:26 and is filed under .SALUD Y BIENESTAR.. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>