- Don Postre - https://www.donpostre.com -

Retención de líquidos – Causas, Síntomas y Tratamiento

¿Qué es el edema o retención de líquidos?

El líquido se filtra regularmente a los tejidos del cuerpo de la sangre. El sistema linfático es una red de tubos en todo el cuerpo que drena este líquido (llamado linfa) de los tejidos y lo vacía de nuevo en el torrente sanguíneo. La retención de líquidos (edema) ocurre cuando el líquido no se extrae de los tejidos.

[1]Las dos categorías amplias de retención de líquidos incluyen edema generalizado, cuando se produce hinchazón en todo el cuerpo, y edema localizado, cuando se ven afectadas partes particulares del cuerpo.

La amplia gama de causas incluye la reacción del cuerpo al clima cálido, un alto consumo de sal y las hormonas asociadas con el ciclo menstrual. Sin embargo, se recomienda que consulte a su médico en lugar de autotratarse, ya que el edema puede ser un síntoma de afecciones médicas graves, como enfermedades cardíacas, renales o hepáticas.
Síntomas de retención de líquidos

Los síntomas de la retención de líquidos pueden incluir:

Hinchazón de las partes del cuerpo afectadas (los pies, los tobillos y las manos son comúnmente afectados).
Dolor de partes del cuerpo afectadas.
Rigidez en las articulaciones.
Aumento rápido de peso en unos pocos días o semanas.
Fluctuaciones de peso inexplicables.
Cuando se presiona, la piel puede mantener la sangría durante unos segundos (edema de picadura)
En otros casos, la piel puede no tener una hendidura cuando se presiona (edema sin picaduras).

Causas de la retención de líquidos

Anuncios



Algunas de las muchas causas comunes de retención de líquidos incluyen:

Gravedad: mantenerse de pie durante largos períodos de tiempo permite que el líquido se “acumule” en los tejidos de la parte inferior de la pierna.
Clima cálido: el cuerpo tiende a ser menos eficiente en la eliminación de líquido de los tejidos durante los meses de verano.
Quemaduras, incluso quemaduras solares. La piel retiene líquido y se hincha en respuesta a las quemaduras.
Ciclo menstrual: algunas mujeres experimentan edema en las dos semanas previas a la menstruación.
Embarazo – las hormonas estimulan al cuerpo a retener el exceso de líquido.
La píldora: los anticonceptivos orales que incluyen estrógeno pueden provocar la retención de líquidos.
Deficiencia en la dieta, como una proteína insuficiente o vitamina B1 (tiamina) en la dieta.
Medicamentos: se sabe que ciertos medicamentos, incluidos los medicamentos para la presión arterial alta (antihipertensivos), los corticosteroides y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) causan retención de líquidos.
Insuficiencia venosa crónica: las válvulas debilitadas en las venas de las piernas no logran devolver la sangre al corazón de manera eficiente. La acumulación de sangre puede dar lugar a venas varicosas.

Condiciones médicas que pueden causar retención de líquidos

La retención de líquidos puede ser un síntoma de condiciones subyacentes graves, que incluyen:

Enfermedad renal, como el síndrome nefrótico y la glomerulonefritis aguda.
Insuficiencia cardíaca: si el corazón no bombea de manera efectiva, el cuerpo compensa de varias maneras. Comienza a retener líquidos y aumenta el volumen de sangre. Esto provoca congestión de las venas, agrandamiento del hígado y acumulación de líquido en las cavidades corporales, como la cavidad abdominal (ascitis) y en los tejidos subcutáneos, lo que causa hinchazón (edema) de las piernas.
Enfermedades pulmonares crónicas, como el enfisema severo, que ejerce una presión excesiva sobre el ventrículo derecho del corazón, lo que lleva a su falla.
Enfermedad del hígado, como una cirrosis grave que desencadena una insuficiencia hepática.
Linfoedema maligno: tumores cancerosos que bloquean las estructuras del sistema linfático, como los ganglios linfáticos.
Enfermedad de la tiroides, como el hipotiroidismo.
Artritis: las articulaciones afectadas por algunos tipos de artritis tienden a hincharse con líquido.
Reacción alérgica: en personas susceptibles, el cuerpo tiende a hincharse en respuesta a alergenos particulares, como la picadura de un insecto. En algunos casos, la reacción es grave (anafilaxia) y requiere atención médica urgente. Esta hinchazón es de corta duración en lugar de continua
Enfermedades autoinmunes como el lupus.

Diagnóstico de retención de líquidos

La causa subyacente del edema se debe encontrar antes de comenzar el tratamiento. Las pruebas de diagnóstico pueden incluir:

Examen físico.
Historial médico.
Cuestionamiento detallado sobre la retención de líquidos, como cuándo comenzó, cualquier factor que empeore la inflamación y si es constante o intermitente.
Análisis de sangre.
Pruebas de orina.
Pruebas de función hepática.
Pruebas de función renal.
Radiografía de pecho.
Pruebas de función cardíaca, como el electrocardiograma (ECG).

Tratamiento para la retención de líquidos

Dependiendo de la causa, el tratamiento puede incluir:

Una dieta baja en sal.
Diuréticos.
Tratamiento para la condición médica subyacente: por ejemplo, reemplazo hormonal (tiroxina) en el caso de hipotiroidismo.
Cambios en el estilo de vida en respuesta a la condición médica subyacente: por ejemplo, evitar el alcohol si la enfermedad hepática es la causa.
Cambios en la medicación o en la dosis, si los medicamentos son la causa.
Ajustes dietéticos, si la malnutrición es la causa.
Supervisión médica continúa.

Opciones de autocuidado para la retención de líquidos

La retención de líquidos leves se puede mejorar de las siguientes maneras:

Reduciendo la cantidad de sal en la dieta; por ejemplo, no agregue sal durante el proceso de cocción y deje de ponerle sal a sus comidas en la mesa. Evite los alimentos como las papas fritas y los cacahuetes salados. Tenga cuidado con los alimentos procesados, como las carnes manufacturadas, que tienden a contener sal “oculta”.
Se cree que la vitamina B6 (piridoxina) ayuda en casos de retención leve de líquidos. Buenas fuentes de vitamina B6 incluyen el arroz integral y la carne roja.
La vitamina B5 (ácido pantoténico), el calcio y la vitamina D ayudan al cuerpo a excretar el exceso de líquidos. Incluya frutas frescas y productos lácteos bajos en grasa en su dieta diaria.
Los suplementos pueden ayudar en el caso de la retención de líquidos causada por el ciclo menstrual: por ejemplo, calcio, magnesio, manganeso, aceite de onagra y árbol casta.
Los diuréticos herbales incluyen hojas de diente de león, seda de maíz y cola de caballo.
Asegúrese de hablar sobre el uso de suplementos con su médico o profesional de la salud, especialmente si está tomando algún tipo de medicamento.
Beber abundante agua. Puede sonar contradictorio, pero es menos probable que un cuerpo bien hidratado retenga líquido.
Reduzca el consumo de bebidas deshidratantes como el té, el café y el alcohol.
El jugo de arándano tiene una suave acción diurética.
Acuéstese con las piernas más altas que la cabeza, cuando sea posible.
Hacer ejercicio regularmente.
Use medias de apoyo.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Fuente : menudos peques [2]

Share [9]