- Don Postre - https://www.donpostre.com -

Comer caca, correr en círculos… Conoce la explicación a diez cosas ‘raras’ que hace tu perro

Algunos comportamientos de los canes se ven favorecidos o intensificados por las actitudes del propietario.

Da mil vueltas antes de tumbarse, come piedras, se restriega por el suelo nada más lavarlo, come cacas, esconde la comida, se persigue la cola… Si ves que tu perro tiene comportamientos extraños, no ladees la cabeza y abras los ojos como pensando que algo raro le está pasando. Detrás de esa actitud extraña hay un motivo. Siempre. La cuestión es saberlo descifrar. 

Diez ejemplos… 

…y sus razones

Estos son algunos ejemplos de comportamientos extraños que puede realizar el cánido: 

[1]Perseguirse la cola

Una cuestión obsesiva

​Es un comportamiento que suele hacer el perro para consumir un exceso de adrenalina. Se trata de una actitud asociada a que el perro no ha completado su etapa madurativa en relación a la consciencia corporal.

Suele ser también una cuestión obsesiva, comportamental, aunque en parte pueda ser debida a su vez genética. «Todos los cachorros juegan con su cola, es una parte del cuerpo que han de descubrir, pero otra cosa es perseguirla de forma obsesiva», sentencia el veterinario, Jaume Martí.

«Determinadas actitudes, como esta de perseguir su cola, son de las pocas maneras que tiene el perro de descargar la tensión acumulada», opina Jordi Herrera, también  educador canino del proyecto Tartaruga Educació Canina.




[2]Comer  heces

Desde un juego hasta una falta de nutrientes

Esta acción responde, según los expertos, a un exceso de correcciones o regañinas por parte de su responsable que provoca que el perro se sienta incómodo y, para evitar el castigo, se come las heces. 

«Es necesario revisar el vínculo con el animal, la relación que tenemos con el can. Si tiene que hacer esto, será que no lo estamos tratando demasiado bien», comenta Vilardell, quien insiste que hay que tratarlos con «empatía, respeto y amor». 

Otras veces el motivo puede ser por una dieta alimentaria insuficiente de acuerdo a la etapa de evolución en la que se encuentra el animal. «Necesita muchos nutrientes y probablemente accede a las heces de otros perros para absorber nutrientes que no tiene en su dieta», agrega este educador canino. 

Si comen excrementos de rumiantes, en algunos casos puede ser incluso positivo, porque son ricas en sales minerales y les aportan una parte de probióticos, según comentan algunos expertos. «Es algo innato y primario, como hacían sus ancestros», agrega el veterinario Jaume Martí. 
En el mismo sentido, si comen excrementos de humanos es, en este caso, debido a que de alguna forma aprovechan las heces de otras especies para terminar de completar su alimentación. 

​»En cachorros puede ser por una simple competencia y un juego si es que están en una jaula pequeña. Se trata de una conducta adquirida», precisa este veterinario. Si el motivo es que le faltan nutrientes, la solución es fácil. Darles una aportación de vitaminas. 

[3]Revolcarse por el suelo

Parásitos o estrés

Podría tratarse de un problema de parásitos. Por eso, hay que descartar esta opción lo primero. Aunque revolcarse por el suelo es algo que les gusta hacer a los animales. Incluso les apetece más si se trata de arena. 

También es una forma que tienen los perros, como animal depredador que son, de pasar desapercibidos. Se revuelcan con la vegetación que tienen en su entorno. Es una forma de integrarse. También podría ser que se revolcara por estrés, y esta sería su manera de desestresarse. ​




[4]Oler el culo a otros perros

Una forma de conocer al compañero

Esta es su forma de conocer y comunicarse con otros perros. Cada perro tiene su propio olor y una forma de conocerlo es olfatear en las glándulas anales. Así identifican a otros canes. 

Se asocia a una etapa de madurez. Son perros que muestran interés por otros perros y están en una etapa de despertar sexual. ​Vilardell advierte que «si no les dejamos oler, estamos truncando el proceso madurativo del perro».

Estas aproximaciones no sólo requieren de un autocontrol, sino también de una sutileza para evitar conflictos. Les permitirán relacionarse con otros perros de una forma muy diferente a lo que habían hecho hasta ahora, que se basaba fundamentalmente en el juego. 

El momento álgido de oler culos es durante su despertar sexual, pero a medida que lo van haciendo disminuye la necesidad. 

Restregarse después de bañarle

No le gusta el champú

A los perros no les gustan los perfumes. Nos gustan a nosotros, pero no tienen porque agradarles a ellos. «A veces, incluso les hace más mal que bien», comenta el veterinario, Jaume Martí. 

Es un comportamiento muy típico el de restregarse después de bañarlos. «Teóricamente los champús están pensados para los perros, pero ellos perciben esos olores y no les acaban de gustar», precisa Vilardell. 

Restregarse con el barro y la tierra significa ensuciarse para nosotros, pero para ellos es sacarse el olor del champú que le hemos puesto. Es una forma de desenmascarar ese olor a química, y también una manera de relajarse y desestresarse. 

[5]Comer hierba o piedras

Problemas físicos y mordeduras de descarga

Podría ser que el perro buscara algo digestivo [6]porque no se encuentra bien del estómago. «Si es algo puntual, no pasa nada, pero si es una obsesión, luego sí puede conllevar problemas físicos», indica el veterinario, Jaume Martí. 

Comer piedras, en cambio, responde a un juego de cachorros. Si el animal es incapaz de hacer el paso de cachorro a adulto, esto que era un juego podría convertirse en un problema con «obstrucciones intestinales importantes», comenta este veterinario. 

​En una de las primeras etapas dentro de la edad juvenil es normal que los perros exploren cogiendo objetos como piedras y troncos en el marco de esa fase de descubrimiento bucal. A la vez, los mordiscos que ejecutan podrían ser mordiscos de descarga de estrés, una forma que encuentran para relajarse.

Dar vueltas sobre sí mismo antes de tumbarse

La comodidad

Es un comportamiento natural. Es habitual verlo en muchos perros. Cuando llega el momento de descansar se van a su lecho y, en lugar de tumbarse en seguida, empiezan a dar vueltas y vueltas como si no llegara el momento de aflojarse. 

¿Por qué lo hacen? Sencillamente buscan la comodidad en su espacio. No hay más, según los veterinarios.

Correr como un loco

Un pico de estrés

A veces vemos que el perro empieza a correr. Se llama popularmente la hora del perro. Es cuando empieza a correr por el comedor o donde sea y como mucho se alarga unos 5 minutos. El cánido corre de forma circular. 

Esta conducta responde a un pico de estrés. El perro necesita descargar y lo hace de esta forma. 

Arrastrar el culo por el suelo

Podrían ser parásitos

En ocasiones podría tratarse de un problema de parásitos, así que consultarlo al veterinario será la solución. 

Pero en el trasero es donde los perros tienen las glándulas anales y también es una forma de dejar impregnado su olor. El perro utiliza estas glándulas, como los excrementos y la orina, para dejar su rastro por donde va caminando. «Es un elemento de comunicación que ellos explotan. Es un recurso más que tienen los perros para dejar su olor», indica Vilardell. 

Otra posibilidad es que el animal tenga las glándulas anales llenas y necesite vaciarlas.

Esconder la comida

Una posible sobrealimentación




Es un comportamiento primario. Es muy típico en cualquier carnívoro. Incluso hay casos en que a lo mejor creen que la carne necesita aún macerar un poco más. Prefieren un estado de maduración superior de esa carne.

Es más común en los perros de caza, pero otros también pueden hacerlo. Lo suelen hacer los perros que están sobrealimentados.

La solución

Si el problema que afecta al perro se debe a una enfermedad, la recomendación es acudir al veterinario y tratarlo. Si es algo más comportamental, entonces la palabra la tiene educador canino. Analizar cada caso en detalle permitirá aportar con exactitud la pertinente solución. 

Share [13]