Quesos españoles-Conocimientos de cocina

Posted by: Anita Dinamita

abril 7th, 2017 >> .SABIAS QUE..., Conocimientos Prácticos de Cocina | Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Cuando compramos un queso, es conveniente saber su procedencia y calidad para seleccionarlo según los gustos o el uso culinario. El queso duro será picante y fuerte, el queso blando cremoso y suave, y el queso absolutamente blando, fresco y tendrá color y sabor a leche.

Los quesos blandos y frescos se conservan envueltos en paños en el frigo. Y el resto de los tipos, en lugares frescos a unos 12ºC de temperatura. Después de cortarlos, se protegerán con papel de plata o plástico para evitar la formación de costra.

A continuación mostraremos unos pocos quesos de nuestra tierra y las características de cada uno.

Quesos de España ¿Cómo son?

Alicante: Queso fresco de cabra, que se debe consumir recién hecho. Es muy blando, blanco y de aspecto lechoso

Aragón: De pasta semidura, poco curado y elaborado con leche de oveja. Se debe consumir rápidamente, ya que a los 20 días pierde calidad.

Burgos: De leche de oveja, se consume fresco (sin fermentar), después de 2 días de su elaboración. Muy blando y blanco. Famoso también el de Villalón.

Cabrales: De leche de vaca y, a veces, de oveja y cabra. Es muy graso y de un color blanco y verdoso, aroma intenso y algo picante. Se cría en cuevas naturales con corrientes de aire que favorecen la fermentación. Se envuelve en hojas de árbol. Extraído de la cueva, se conserva entre 2 y 3 semanas. Parecido al “Roquefort”.

Cádiz: Queso fresco de cabra con un sabor fuerte, cuyo proceso de fermentación y maduración es corto (3 a 5 días). Se consume en fresco, antes de que pasen 20 días.

Cebrero: De leche de vaca, se consume semicurado y fresco. Se puede conservar hasta 6 meses. Es de Lugo y tiene forma de seta. Es ácido y sabe a leche fresca.

Idiazábal: El queso del país vasco. De leche de oveja, se distingue por su sabor ahumado. Pasta firme y amarillenta. Conservación: 1 año.

La Serena: De Badajoz. De leche de oveja y consistencia dura. Tarda en madurar mes y medio y se conserva dos años.

Mahón: De leche de vaca con un poco de leche de oveja. Semifresco resulta suave y, oreado con aceite, algo más duro.

Málaga: De leche de cabra se puede consumir fresco (a los 5 días de su maduración) o en aceite, que se conserva unos 2 o 3 meses.

Manchego: De leche de oveja y se puede encontrar blando, muy blanco, curado o en aceite. Se conserva un año y, en aceite, dos.

Pasiego: El prensado se elabora con leche de vaca algo desnatada. Es blando y se conserva un mes. El que es sin prensar, es queso sin fermentar. Tiene olor y sabor a leche y debe consumirse antes de la semana.

San Simón: Es famoso este queso de Lugo por su corteza brillante (debida al ahumado) y su forma de pera. De leche de vaca, se conserva durante dos años, aunque se puede consumir al mes de su maduración.

Tetilla: Otro queso gallego de leche de vaca con sabor ácido. Es blando y de unos 2 meses de duración

Fuente: cocina de todo

Share
This entry was posted on viernes, abril 7th, 2017 at 8:59 and is filed under .SABIAS QUE..., Conocimientos Prácticos de Cocina. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>