Enfermedad de Parkinson – Síntomas, causas y tratamiento

Posted by: Anita Dinamita

noviembre 19th, 2020 >> .SALUD Y BIENESTAR., Enfermedades, afecciones, molestias, malestares... | Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

Es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta el movimiento. Los síntomas comienzan gradualmente. A veces, comienza con un temblor apenas perceptible en una sola mano. Los temblores son habituales, aunque la enfermedad también suele causar rigidez o disminución del movimiento.

En las etapas iniciales de la enfermedad de Parkinson, el rostro puede tener una expresión leve o nula. Es posible que los brazos no se balanceen cuando se camina. El habla puede volverse suave o incomprensible. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson se agravan a medida que esta progresa con el tiempo.

A pesar de que la enfermedad de Parkinson no tiene cura, los medicamentos podrían mejorar notablemente los síntomas. En ocasiones, el médico puede sugerir realizar una cirugía para regular determinadas zonas del cerebro y mejorar los síntomas.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden ser diferentes para cada persona. Los primeros signos pueden ser leves y pasar desapercibidos. A menudo, los síntomas comienzan en un lado del cuerpo y usualmente continúan empeorando en ese lado, incluso después de que los síntomas comienzan a afectar a ambos lados.

Los signos y síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden incluir los siguientes:

  • Temblores. Un temblor, o sacudida, generalmente comienza en una extremidad, a menudo en la mano o los dedos. Las personas con esta enfermedad pueden frotar el pulgar y el índice hacia adelante y hacia atrás, lo que se conoce como un temblor de rodamiento de la píldora. La mano puede temblar cuando está en reposo.





  • Movimiento lento (bradicinesia). Con el tiempo, la enfermedad de Parkinson puede retardar el movimiento, haciendo que las tareas simples sean difíciles y lleven más tiempo. Puede que los pasos sean más cortos al caminar. Puede resultar difícil levantarse de la silla. Puede que se arrastren los pies al intentar caminar.
  • Rigidez muscular. La rigidez muscular puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo. Los músculos rígidos pueden ser dolorosos y limitar el movimiento.
  • Alteración de la postura y el equilibrio. La postura puede volverse encorvada  tener problemas de equilibrio como consecuencia de la enfermedad de Parkinson.
  • Pérdida de los movimientos automáticos. Es posible  una capacidad reducida para realizar movimientos inconscientes, como parpadear, sonreír o balancear los brazos al caminar.
  • Cambios en el habla. Se puede hablar suavemente, rápidamente, insultar o dudar antes de hablar. El discurso puede ser más monótono debido a la falta de las inflexiones habituales.
  • Cambios en la escritura. Puede resultar más difícil escribir y la letra puede parecer pequeña.

Cuándo se debe consultar a un médico

Consulta con el médico si tienes algunos de los síntomas asociados con la enfermedad de Parkinson, no solamente para diagnosticar tu enfermedad sino también para descartar otras causas para tus síntomas.

Causas

En la enfermedad de Parkinson, algunas células nerviosas (neuronas) en el cerebro se descomponen o mueren gradualmente. Muchos de los síntomas obedecen a una pérdida de las neuronas que producen dopamina, una especie de mensajero químico en el cerebro. Cuando los niveles de dopamina disminuyen, se genera una anomalía en la actividad cerebral, lo que causa los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson, pero varios factores parecen influir, como los siguientes:

  • Genética. Los investigadores han identificado mutaciones genéticas específicas que pueden causar enfermedad de Parkinson. Sin embargo, estas son poco comunes, salvo algunos casos en que muchos miembros de la familia padecen enfermedad de Parkinson.No obstante, ciertas variaciones genéticas parecen aumentar el riesgo de tener enfermedad de Parkinson, pero con un riesgo relativamente menor de la enfermedad de Parkinson para cada uno de estos marcadores genéticos.
  • Desencadenantes ambientales. La exposición a ciertas toxinas o factores ambientales puede aumentar el riesgo de tener la enfermedad de Parkinson en el futuro, pero el riesgo es relativamente menor.

Los investigadores también han observado que se producen muchos cambios en el cerebro de las personas con la enfermedad de Parkinson, aunque no resulta claro por qué ocurren estos cambios. Entre estos cambios se incluyen los siguientes:

  • La presencia de cuerpos de Lewy. Las masas de sustancias específicas dentro de las células cerebrales son marcadores microscópicos de la enfermedad de Parkinson. Estas masas se llaman cuerpos de Lewy, y los investigadores creen que estos cuerpos de Lewy contienen un indicio importante de la causa de la enfermedad de Parkinson.
  • Dentro de los cuerpos de Lewy se encuentra la alfa-sinucleína. Si bien se encuentran muchas sustancias en los cuerpos de Lewy, los científicos creen que una sustancia importante es la proteína natural y generalizada, llamada alfa-sinucleína (a-sinucleína). Se encuentra en todos los cuerpos de Lewy en forma de una masa que las células no pueden descomponer. Actualmente, esta sustancia es un foco importante entre los investigadores de la enfermedad de Parkinson.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la enfermedad de Parkinson se incluyen los siguientes:

  • La edad. Los adultos jóvenes rara vez padecen la enfermedad de Parkinson. Originalmente comienza en etapas medias o avanzadas de la vida, y los riesgos aumentan con la edad. Las personas normalmente manifiestan la enfermedad alrededor de los 60 años de edad en adelante.
  • Predisposición genética. Tener un pariente cercano que sufra la enfermedad de Parkinson aumenta las probabilidades de que desarrolles la enfermedad. Sin embargo, los riesgos son aún pequeños a menos que tengas muchos parientes en tu familia con enfermedad de Parkinson.
  • Sexo. Los hombres son más propensos a desarrollar la enfermedad de Parkinson que las mujeres.
  • Exposición a toxinas. La exposición constante a herbicidas y pesticidas puede aumentar ligeramente el riesgo de enfermedad de Parkinson.

Complicaciones

La enfermedad de Parkinson a menudo está acompañada de estos problemas adicionales, que pueden tratarse:

  • Dificultad para pensar. Es posible que se tengan problemas cognitivos (demencia) y dificultad para pensar. Esto suele suceder en las etapas más avanzadas de la enfermedad de Parkinson. Tales problemas cognitivos no suelen responder a los medicamentos.
  • Depresión y cambios emocionales. Es posible que se tenga depresión, en ocasiones en las primeras etapas. El tratamiento para la depresión puede facilitar la forma de lidiar con otras dificultades ocasionadas por la enfermedad de Parkinson.También es posible sufrir otros cambios emocionales, como miedo, ansiedad o pérdida de la motivación. Los médicos pueden prescribir medicamentos para tratar estos síntomas.
  • Problemas para tragar. Es posible que se desarrollen dificultades para tragar a medida que evoluciona la enfermedad. La saliva puede acumularse en la boca a causa de la forma lenta de tragar, y así se produce el babeo.
  • Problemas para masticar y comer. La enfermedad de Parkinson en etapas avanzadas afecta los músculos de la boca, por lo cual se dificulta la masticación. Esto puede ocasionar atragantamientos y desnutrición.
  • Problemas para dormir y trastornos del sueño. Las personas con enfermedad de Parkinson a menudo tienen problemas para dormir, que incluyen el despertar frecuentemente durante la noche, despertar temprano o quedarse dormidos durante el día.También es posible que presenten un trastorno de comportamiento de sueño de movimiento ocular rápido, en el cual se actúan los sueños. Algunos medicamentos pueden ayudar a tratar los problemas del sueño.
  • Problemas con la vejiga. La enfermedad de Parkinson puede ocasionar problemas en la vejiga que incluyen la incapacidad de contener la orina o tener problemas para orinar.
  • Estreñimiento. Muchas personas con enfermedad de Parkinson manifiestan estreñimiento, principalmente porque su sistema digestivo funciona más lento.

También puede suceder lo siguiente:

  • Cambios en la presión arterial. Las personas con esta enfermedad pueden sentirse mareados o aturdidos al ponerse de pie a causa de una disminución de la presión arterial de repente (hipotensión ortostática).
  • Disfunción del olfato. Es posible tener problemas con el sentido del olfato o dificultad para identificar algunos olores.
  • Cansancio. Muchas personas con enfermedad de Parkinson pierden la energía y sienten fatiga, en especial al final del día. Se suele desconocer la causa.
  • Dolor. Algunos pacientes con enfermedad de Parkinson presentan dolor, ya sea en áreas específicas o en todo el cuerpo.
  • Disfunción sexual. En algunos casos, los pacientes que tienen la enfermedad de Parkinson notan una disminución del deseo sexual o en el rendimiento sexual.

Prevención

Debido a que se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson, las maneras probadas para prevenirla también son un misterio.

En algunas investigaciones se ha demostrado que el ejercicio aeróbico regular podría reducir el riesgo de tener la enfermedad de Parkinson.

Otras investigaciones han demostrado que las personas que beben cafeína, que se encuentra en el café, el té y las bebidas cola, presentan enfermedad de Parkinson con menos frecuencia que las personas que no la consumen. Sin embargo, aún se desconoce si la cafeína en realidad previene la enfermedad de Parkinson, o si está relacionada en algún aspecto. En la actualidad, no existe evidencia suficiente para indicar que el consumo de bebidas con cafeína tenga un efecto protector contra la enfermedad de Parkinson. El té verde también está relacionado con un riesgo menor de tener la enfermedad de Parkinson.

Diagnóstico y Tratamiento

No hay una prueba específica para diagnosticar la enfermedad de Parkinson. El neurólogo diagnosticará la enfermedad de Parkinson basándose en la historia clínica, una revisión de los signos y síntomas, y un examen físico y neurológico. El médico puede sugerir una tomografía computarizada por emisión monofotónica denominada exploración del transportador de dopamina. Si bien esto puede ayudar a respaldar la sospecha de tener la enfermedad de Parkinson, los síntomas y el examen neurológico son los que determinan, en definitiva, el diagnóstico correcto. En la mayoría de las personas, no se precisa una exploración del transportador de dopamina.

El médico puede solicitar análisis de laboratorio, como análisis de sangre, para descartar otras enfermedades que puedan causar los síntomas.

Se pueden realizar algunas pruebas de diagnóstico por imágenes (como resonancias magnéticas, tomografías computarizadas, ecografías del cerebro y tomografías por emisión de positrones) para descartar otros trastornos. Las pruebas de diagnóstico por imágenes no son especialmente útiles para diagnosticar la enfermedad de Parkinson.

Además del examen, el médico recetar carbidopa-levodopa (Rytary, Sinemet, otros), un medicamento para la enfermedad de Parkinson. Con una dosis suficiente se puede percibir el beneficio. Una mejoría considerable con este medicamento generalmente confirmará el diagnóstico de enfermedad de Parkinson.

A veces lleva tiempo diagnosticar la enfermedad de Parkinson. Los médicos pueden recomendar consultas de seguimiento periódicas con neurólogos especializados en trastornos del movimiento para evaluar la enfermedad y los síntomas a lo largo del tiempo y diagnosticar la enfermedad de Parkinson.

El médico también puede recomendar algunos cambios de estilo de vida, especialmente, ejercicios aeróbicos constantes. En algunos casos, la fisioterapia que se centra en el equilibrio y la elongación también es importante. Un patólogo del habla y del lenguaje puede ayudar a mejorar los problemas del habla.

El médico recetará la medicación adecuada en cada caso o un procedimiento quirúrgico si fuera necesario.

Estilo de vida y remedios caseros

Quien tenga la enfermedad de Parkinson, tendrá que trabajar junto con el médico para encontrar un plan de tratamiento que le brinde el mayor alivio de los síntomas con la menor cantidad posible de efectos secundarios. Algunos cambios en el estilo de vida también pueden facilitar la vida de quien tiene la enfermedad de Parkinson.

Alimentación saludable

Aunque no se ha probado que un alimento o una combinación de alimentos ayuden a la enfermedad de Parkinson, es posible que algunos alimentos alivien algunos de los síntomas. Por ejemplo, comer alimentos con alto contenido de fibra y beber una cantidad adecuada de líquidos puede prevenir el estreñimiento, que es común en la enfermedad de Parkinson.

Una dieta equilibrada también aporta nutrientes, como ácidos grasos omega-3, que pueden ser beneficiosos para las personas con Parkinson.

Ejercicio

Hacer ejercicio puede aumentar la fuerza muscular, flexibilidad y equilibrio. El ejercicio también puede mejorar el bienestar y reducir la depresión o ansiedad.

El médico podría sugerir trabajar con un fisioterapeuta para aprender un programa de ejercicios adecuado. También  ejercicios como caminar, nadar, practicar jardinería, bailar, realizar gimnasia acuática o realizar estiramiento.

La enfermedad de Parkinson puede alterar el sentido del equilibrio. El ejercicio puede mejorar tu equilibrio. Estas recomendaciones también pueden ayudar:

  • Tratar de no moverse demasiado rápido.
  • Al caminar, tratar de apoyar primero el talón en el suelo.
  • Si se arrastran los pies, detenerse y controlar la postura.
  • Al caminar, mirar hacia adelante, no directamente hacia abajo.

Evitar caídas

En las etapas más avanzadas de la enfermedad, se puede caer más fácilmente. De hecho, se puede perder el equilibrio con solo un pequeño empujón o golpe. Las siguientes sugerencias pueden ayudar:

  • Hacer una vuelta en U en lugar de girar tu cuerpo sobre los pies.
  • Distribuir el peso uniformemente entre ambos pies y no inclinarse.
  • Evitar cargar cosas al caminar.
  • Evitar caminar hacia atrás.

Actividades de la vida cotidiana

Las actividades de la vida cotidiana, como vestirse, comer, bañarse y escribir, pueden ser difíciles para las personas con la enfermedad de Parkinson. Un terapeuta ocupacional puede enseñar técnicas para facilitar la vida cotidiana.

Medicina alternativa

Las terapias de apoyo pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas y complicaciones de la enfermedad de Parkinson, como el dolor, la fatiga y la depresión. Cuando se realizan en combinación con otros tratamientos, estas terapias pueden mejorar la calidad de vida:

  • Masajes. La terapia de masaje puede reducir la tensión muscular y promover la relajación.
  • Tai chi. El tai chi es una antigua forma de ejercicio chino que emplea movimientos lentos y fluidos que pueden mejorar la flexibilidad, el equilibrio y la fuerza muscular. El tai chi también puede ayudar a prevenir caídas. Varias formas de tai chi están diseñadas para personas de cualquier edad o condición física.Un estudio mostró que el tai chi puede mejorar el equilibrio de las personas con enfermedad de Parkinson de leve a moderada más que el estiramiento y el entrenamiento de resistencia.
  • Yoga. En el yoga, los movimientos suaves de estiramiento y las posturas pueden aumentar tu flexibilidad y equilibrio. Se puede modificar la mayoría de las posturas para ajustarlas a las habilidades físicas individuales.
  • Técnica Alexander. Esta técnica, que se centra en la postura muscular, el equilibrio y el pensamiento sobre cómo usar los músculos, puede reducir la tensión muscular y el dolor.
  • Meditación. En la meditación, se reflexiona en silencio y se enfoca la mente en una idea o imagen. La meditación puede ayudar a reducir el estrés y el dolor, y a mejorar la sensación de bienestar.
  • Terapia con mascotas. Tener un perro o un gato puede ayudar a aumentar la flexibilidad y movimiento, y a mejorar tu salud emocional.
  • Estrategias de afrontamiento y apoyo

    El vivir con una enfermedad crónica puede ser difícil y es normal sentir enojo, depresión o desánimo en ocasiones. La enfermedad de Parkinson, en especial, puede ser muy frustrante, ya que caminar, hablar e incluso comer se hacen más difíciles y llevan más tiempo.

    Es común la depresión en aquellas personas que tienen la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a aliviar estos síntomas de depresión.

    Aunque se puede encontrar apoyo entre amigos y familiares, la comprensión que viene de personas en la misma situación puede ser de especial utilidad.

NOTA INFORMATIVA: El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. Debe consultar con su médico.

Share
This entry was posted on jueves, noviembre 19th, 2020 at 8:00 and is filed under .SALUD Y BIENESTAR., Enfermedades, afecciones, molestias, malestares.... You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>