¿Qué es la tortícolis? ¿Cómo quitar el dolor?

Posted by: Anita Dinamita

abril 26th, 2021 >> .SALUD Y BIENESTAR., Enfermedades, afecciones, molestias, malestares... | Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Una mala postura al dormir, puede acarrear problemas que se ven repercutidos en nuestra salud. Uno de los más frecuentes es el dolor intenso en el cuello o en la nuca causado por una contracción prologada del músculo, a esta dolencia se le denomina tortícolis.

¿Qué es la tortícolis?

Esta enfermedad se caracteriza por un dolor intenso muscular que provoca dificultad a la hora de realizar movimientos con el cuello, esto afecta también a la cabeza ya que el eje cabeza-cuello se mantiene erguido ante el dolor al cambiar de postura.

Dependiendo de cómo tengamos colocada la cabeza al dormir, existen varios tipos de tortícolis:

  • Laterocolis: la cabeza se balancea hacia un hombro.
  • Tortícolis rotacional: la cabeza tuerce hacia un lado en el eje longitudinal.
  • Anterocolis: La cabeza y el cuello se coloca hacia delante.
  • Retrocolis:  El eje cabeza-cuello se inclina hacia atrás.

Por otro lado se puede distinguir otra clasificación en función de la procedencia de la enfermedad:

  • Tortícolis: Se produce por malas posturas al dormir o movimientos bruscos, en este grupo entrarían todas las de la clasificación anterior.
  • Tortícolis idiopática: Cuando se desconoce el origen de la aparición de la enfermedad.
  • Tortícolis congénita: Se manifiesta desde el nacimiento, su origen se debe a una mala colocación del feto en el útero durante el periodo de gestación.
  • Tortícolis espasmódica psicógena: Está asociada al estado mental del paciente, sensaciones que generan una situación de gran inquietud favorecen crisis fuertes de dolor en el cuello.

¿Qué causa la tortícolis?





Un factor determinante en la aparición de la tortícolis, es nuestro estado de ánimo. En función de cómo nos encontremos emocionalmente, podemos padecer nerviosismo que repercute directamente en los músculos adheridos a la zona del cuello. Esto sucede con sensaciones de nerviosismo, estrés o ansiedad.

Acciones tan comunes como una mala postura al sentarnos, movimientos bruscos de cuello o coger demasiado peso, pueden dar inicio a esta dolencia.

Otro de los problemas que causan el dolor, consiste en tumbarnos de una manera errónea en la cama. Aunque contar con un colchón o un somier en mal estado, también puede favorecer la aparición de la tortícolis. Lo recomendable es contar con un colchón ortopédico que se adapte a tus necesidades.

Aunque no siempre tiene que ser así, en algunos casos podemos sufrir la tortícolis congénita que directamente se padece desde el nacimiento.

¿Qué es la torticolis en los bebés?

Cuando lo sufren los bebés se debe a que durante su crecimiento en el útero, el recién nacido estaba en una posición con la cabeza mal colocada. También se puede deber a una lesión ocasionada en el riego sanguíneo que va hacia al cuello del niño. Otra de las opciones de su origen puede ser por herencia genética, transmitida de padres a hijos.

¿Qué hacer en caso en tortícolis?

A raíz de la aparición de la tortícolis en el cuello, se pueden generar síntomas que también atañen a nuestra salud. Uno de los más comunes es el vértigo, que consiste en mareos que afectan a la estabilidad en el movimiento corporal. Otros dolores serían aquellos que tienen que ver con la cabeza como jaquecas o mareos.

La hinchazón severa del cuello, es otro de los síntomas evidentes de que estás sufriendo esta enfermedad.

¿Cómo curar la tortícolis?

Siéntate bien en tu asiento

La espalda tiene que estar recta, apoyada completamente en el respaldo de la silla, los pies apoyados en su totalidad en el suelo. Puedes ayudarte con cojines para estar más derecho.

Consigue con respaldo alto que te sirvan para apoyar también el cuello mientras trabajas, sobre todo si pasas muchas horas en la misma posición.

A la hora de sentarnos en un asiento, es recomendable asegurarnos de que tenemos la cabeza bien apoyada. En caso de que nos notemos incómodos, lo mejor es adaptarlo a nuestro cuello colocando un cojín para favorecer la relajación muscular de esa zona y evitar tensar los músculos.

Utiliza el asiento del coche de manera correcta

Debe ser firme, no permitir que te hundas demasiado, así como también contar con un apoyo lumbar correcto y que se pueda regular según tu estatura.

Si tu coche no es nuevo, considera cambiar los asientos, aunque sea el del conductor. El reposacabezas es muy importante, porque protege el cuello ante posibles choques.

Atención a la cama y la almohada

El colchón tiene que ser firme, de resortes o muelles en lo posible y que no se hunda. Algunas personas optan por colocar una tabla rígida debajo del colchón. La mejor posición para dormir es de lateral, con las piernas dobladas y las rodillas a la altura de pecho, en posición fetal como se suele decir.

Para frenar su avance, se recomienda utilizar una almohada adecuada que te proporcione la postura idónea para que tengas un descanso confortable, sin que tenga consecuencias en tu cuerpo a la mañana siguiente.

La almohada no debe ser ni muy alta ni muy baja. Para los dolores de cuello la peor posición es boca abajo. Duerme entre 6 y 8 horas seguidas cada noche para que los músculos se relajen.

No permanezcas en la misma posición muchas horas

Si trabajas en una oficina y tienes que quedarte en tu escritorio todo el día, realiza pequeños descansos y estira los músculos. Levántate de vez en cuando para que todos los músculos descansen y se muevan.

Si por el contrario tu trabajo te obliga a estar de pie o andando, también puedes sentarte a descansar cada dos horas. Esto es imprescindible y necesario.

Realiza ejercicios cervicales

Puedes hacerlos mientras estás sentado en la oficina, regresando a casa en el metro o en el semáforo en rojo mientras conduces, cuando estás preparando la cena, haciendo la fila en el mercado o el banco, cuando miras la televisión o bebes una taza de café con amigos.

Mueve la cabeza en forma de círculos más o menos grandes, luego di que “si” y que “no” con la cabeza, lleva las orejas hasta los hombros, levanta los hombros a la altura de las orejas, etc. Los movimientos deben ser lentos. De esta manera, estarás fortaleciendo los músculos cervicales y será más difícil sufrir tortícolis. Son muy fáciles de hacer y, sobre todo, eficaces.

Los casos más severos, en los que se genera un fuerte dolor muscular, necesitan de tratamiento médico. La rehabilitación suele consistir en la colocación de un collarín en el cuello, además de tomar calmantes para aliviar los dolores.

Cuando son los niños los que lo sufren, se puede poner curar mediante una pequeña intervención quirúrgica para arreglar esa zona muscular. En cambio, si aparece en la edad adulta, realizar estiramientos o llevar cabo técnicas de relajación son buenos remedios para la tortícolis ya que ayuda a erradicar el dolor y evita que se vuelva a reproducir.

Remedios caseros para tratar la tortícolis

El primero de los remedios caseros para tratar la tortícolis es el calor. Aplica una almohadilla o manta térmica en el lugar que te duele, durante unos 20 minutos.

Otra opción es darte un baño con agua bien caliente (lo máximo que puedas soportar). Así, los músculos se relajarán y los dolores se atenuarán. No obstante, hay otra serie de remedios caseros para tratar la tortícolis:

  • Toma una hoja de col y aplástala con un rodillo. Caliéntala a la plancha y colócala en la zona dolorida la mayor cantidad de tiempo posible.
  • Vierte algunas gotas de aceite esencial de alcanfor en un recipiente pequeño y mezcla con un diente de ajo machado. Con esta pasta realiza masajes en el área dolorida. Si la tortícolis se debe a una contusión, puedes hacer fricciones con tintura de árnica.
  • El orégano es un remedio increíble para los dolores cervicales. Bebe entre dos y cuatro tazas de té hecho con orégano (una cucharada por ¼ litro de agua). Los músculos se relajarán. También puedes realizar una cataplasma con hojas de orégano y un poco de agua caliente para que el líquido penetre en la zona afectada.
  • Realiza una mezcla de cinco gotas de aceite esencial de manzanilla y cinco gotas de aceite de eucalipto en 20 ml de aceite vegetal (oliva, girasol o maíz). Efectúa masajes con esta mezcla varias veces al día para que el cuello eleve su temperatura y se calme el dolor.
  • ¿Alguna vez has probado estos remedios caseros para tratar la tortícolis? ¿Cuál de ellos te ha reportado mayores efectos? Esperamos que puedas solucionar este problema tan doloroso.




Share
This entry was posted on lunes, abril 26th, 2021 at 7:45 and is filed under .SALUD Y BIENESTAR., Enfermedades, afecciones, molestias, malestares.... You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>