Síntomas de embarazo

Posted by: Anita Dinamita

febrero 2nd, 2021 >> Embarazo | Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

¿Puedo estar embarazada? La respuesta está en la prueba de embarazo. Sin embargo, incluso antes de tu periodo, puedes sospechar si estas embarazada. Conoce los primeros signos del embarazo y por qué se producen.

Signos y síntomas clásicos del embarazo

Los primeros signos y síntomas más comunes del embarazo podrían incluir:

  • Falta de menstruación. Si estás en edad fértil y ha pasado una semana o más sin que se inicie un ciclo menstrual esperado, es posible que estés embarazada. Este suele constituir el primer síntoma de embarazo. Sin embargo, este síntoma puede ser engañoso si tienes ciclos menstruales irregulares. En ocasiones la menstruación puede retrasarse o no presentarse un mes, normalmente después de un viaje, un choque emocional, una enfermedad…
  • Pechos sensibles e hinchados. Al principio del embarazo, los cambios hormonales pueden hacer que tus senos se vuelvan sensibles y adoloridos. La incomodidad probablemente disminuirá después de unas pocas semanas a medida que tu cuerpo se adapte a los cambios hormonales.
  • Náuseas con o sin vómitos y malestar. Las náuseas matutinas, que también pueden aparecer a cualquier hora del día o de la noche, a menudo comienzan un mes después de quedar embarazada. Sin embargo, algunas mujeres sienten náuseas antes y otras nunca las tienen. Aunque la causa de las náuseas durante el embarazo no está clara, es probable que las hormonas del embarazo jueguen un papel importante.El malestar digestivo es uno de los primeros síntomas del embarazo muy común y aparece principalmente por la mañana al despertarse o después de desayunar, pero pueden sucederse durante todo el día.Las náuseas y vómitos aparecen días después de la implantación del ovocito en el útero, debido a la alteración hormonal que provoca éste. Para aliviar estos síntomas es mejor comer poco y a menudo, de manera que el estómago esté siempre ocupado, pero nunca saturado.



  • Sugerencias:
    • Procura hacer comidas frecuentes, en pequeña cantidad, abundantes en carbohidratos, que son fáciles de digerir, y proveen energía.
    • Evita comidas grasientas o picantes, comidas condimentadas, y comidas con grasas.
    • Come algo ligero al despertar, antes de levantarte. Esto inicia los procesos digestivos que quitarán el exceso de ácido de tu estómago y aminora la náusea.
    • Desayuna después de que la náusea disminuya.
    • Levántate despacio (movimientos súbitos pueden agravar la náusea).
    • Asegúrate de tener aire fresco en el cuarto cuando duerma.
    • Evita olores fuertes de la cocina.
    • Toma  suplementos de hierro siguiendo correctamente las instrucciones indicadas, si aún así vomitas, se pueden sustituir por preparados inyectables.
    • No tomes bebidas con las comidas, pero asegúrate de tomar bastantes líquidos entre comidas, sobre todo si vomitas. Necesitas estar hidratada.
    • Zumos y bebidas gaseosas son fáciles digerir y suministrarán algunos carbohidratos que necesitas si tiene dificultad para retener los alimentos.
    • Come un bocado rico en proteínas antes de ir a la cama. Un vaso pequeño de jugo de manzana o jugo de otra fruta cuando despiertes restaurará el azúcar de la sangre y disminuye la náusea.
    • Limita el tomar café ya que estimula la secreción ácida por el estómago. Aún el olor a café puede tener este efecto.
    • No fumes. Fumar aumenta la secreción de ácido del estómago, la cual causa náusea.
    • Escucha a tu cuerpo; haz cualquier cosa que creas que te mejorará.
    • Relájate y come despacio.
    • No comas para llenarte; mejor, haz varias comidas pequeñas.
    • Evita el alcohol.
    • Evita los cítricos, éstos hacen el contenido del estómago más ácido y causan más irritación.
    • Aunque las bebidas gaseosas ayudan, pueden causar incomodidad en algunas personas.
    • Evita la comida muy sazonada, los condimentos y los fritos.
    • Si una comida específica te molesta, evítala hasta después del parto.
    • Usa ropa confortable no ajustada, sin cinturones.
    • No te acuestes en forma horizontal después de comer.
    • Si quieres descansar, apoya tu espalda y cabeza sobre almohadas.
    • Está comprobado que debes esperar hasta dos horas después de comer antes de acostarte.
    • Nunca tomes antiácidos si no te lo indica tu médico. Aunque en el embarazo se puede administrar en forma controlada gel de hidróxido de aluminio, trisilicato de magnesio, e hidróxido de magnesio.
    • No tomes medicinas que contengan bicarbonato de sodio, ya que evitan en forma importante la absorción de algunas vitaminas y mineral.
  • Aumento de la cantidad de micciones. Es posible que te encuentres orinando con más frecuencia de lo habitual. La cantidad de sangre del cuerpo aumenta durante el embarazo, lo que hace que los riñones procesen líquido extra que termina en la vejiga.
  • Cansancio. La fatiga también es uno los primeros síntomas del embarazo. Durante las primeras etapas del embarazo, los niveles de la hormona progesterona se disparan, lo que puede hacer que te sientas somnolienta y/o excepcionalmente cansada. En estos casos lo mejor es descansar siempre que sea posible. Este estado suele remitir a las pocas semanas pero a veces persiste una sensación continua durante todo el embarazo; en este caso el médico debe descartar la existencia de una anemia o de hipersomnia (sueño o somnolencia excesivas en horas diurnas).

Sangrado de implantación: corto y superficial 


  • En otras ocasiones, pocas, la regla continúa a pesar de haber una gestación en marcha. Pero es más superficial y corta. La embarazada puede no darse cuenta de su estado en unas semanas si no tiene otros síntomas del embarazo como náuseas, vómitos o mareos.
  • Otra causa de falsa regla durante el embarazo es lo que se llama sangrado de implantación, que se produce cuando el embrión se implanta en el útero materno.
  • Manchado leve. Algunas veces, una pequeña cantidad de manchas leves es uno de los primeros signos del embarazo. Conocido como sangrado de implantación, ocurre cuando el óvulo fertilizado se adhiere al revestimiento del útero, unos 10 a 14 días después de la concepción. El sangrado de implantación ocurre alrededor de la fecha del período menstrual. Sin embargo, no todas las mujeres lo tienen.
  • Síntomas digestivos: gases, estreñimiento o pesadez


    Hay quien no nota nada, pero es muy frecuente que aparezcan síntomas digestivos como náuseas, flatulencia, vómitos, dolor de estómago, acidez, malas digestiones o estreñimiento. La razón es que debido a que la progesterona, que está elevada en el embarazo, se ralentiza o elentece  el tránsito intestinal.

    • Para minimizar estos síntomas, sigue una dieta rica en fibra e hidrátate en abundancia.
    • Toma comidas suaves, sin conservantes y no dejes el estómago vacío entre horas . Intenta cenar ligero y pronto y duerme con dos almohadas para evitar el reflujo.
    • Puedes tomar alguna infusión de comino, hinojo y anís para mitigar los gases y tener digestiones más placenteras.
    • Además existen antiácidos que se pueden tomar durante el embarazo que son muy útiles, que generan una película que cubre el estómago y así te protege, así que no te aguantes con ellos. Consulta siempre con tu ginecólogo, quien te dará el más indicado para ti.
    • Como soluciones se deben tomar las siguientes:
      • Beber mucho líquido: agua, zumos, etc.
      • Incrementar la ingesta de fibra.
      • Hacer ejercicio regular para estimular el movimiento intestinal.
      • Los laxantes han de utilizarse con prudencia, ya que su uso continuado puede producir dependencia. Entre ellos, los que aumentan el volumen fecal son seguros, pero debes consultarlo con tu ginecólogo. Los enemas y supositorios de glicerina solo deben usarse en última instancia, ya que pueden producir irritación anal, y el enema, al aumentar la presión intrarectal, puede ser traumático.
      • Prueba inicialmente las medidas recomendadas y consúltelo con su Ginecólogo.

      En resumen; para evitar o mejorar el estreñimiento, bebe al menos de seis a ocho vasos de agua al día y come una dieta rica en frutas frescas y alimentos integrales.

Otros  síntomas del embarazo

Otros signos y síntomas menos obvios del embarazo que se pueden experimentar durante el primer trimestre incluyen:

  • Cambios de humor. Pasas de la alegría al llanto en un minuto…  El vaivén emocional es muy frecuente en el embarazo. La avalancha de hormonas en tu cuerpo al comienzo del embarazo puede hacerte sentir inusualmente emocional y llorona. Los cambios de humor son comunes. Podrías incluso llorar sin motivo.
  • Cambios en el gusto, antojos y sensibilidad a los olores.  Puedes perder el gusto por ciertas cosas como el té, el café o la comida grasienta y tener antojos de otras que habitualmente no te gustaban. También puedes sentir náuseas al oler otras cosas como el café, la carne o el alcohol. Incluso aborrecer alimentos que antes adorabas y adorar alimentos que antes aborrecías. Todo esto es debido al cambio hormonal.
  • Hinchazón. Los cambios hormonales durante el comienzo del embarazo pueden hacer que te sientas hinchada, de manera similar a como se sentiría al comienzo de un período menstrual.
  • Calambres. Algunas mujeres experimentan calambres uterinos leves al principio del embarazo. Esto se debe a la forma en que tu cuerpo metaboliza el calcio. Puedes aliviar los calambres haciendo estiramientos, caminando, con baños calientes y con masajes.
  • Congestión nasal y encías sangrantes. Es un síntoma menos común. El aumento de los niveles hormonales y de la producción de sangre puede hacer que las membranas mucosas de la nariz se hinchen, se sequen y sangren fácilmente. Esto puede hacer que tengas la nariz tapada o con mucosidad.  Es muy importante tener durante el embarazo tener una higiene bucal excelente y cuidadosa y ante el más mínimo problema acudir al odontólogo, pues existe también una mayor predisposición a las infecciones y caries. 
  • Picor en la piel

    Alrededor del 20% de las embarazadas sufren algún tipo de picor en la piel. Cuando afecta al abdomen, es probable que esté causado por el estiramiento de la piel. Pero también es frecuente el picor en las palmas de las manos y plantas de los pies, que se atribuye al aumento de los niveles hormonales.

    Para aliviar el picor, prueba a aplicarte una crema hidratante normal, por ejemplo de base acuosa; se venden en farmacias y no son caras.

    En casos excepcionales, el picor generalizado en el tercer trimestre puede ser un signo de un problema de hígado denominado colestasis hepática. Si tienes picores generalizados, consulta a tu médico de cabecera o a tu tocólogo.

    Dolor de espalda

    Algunas embarazadas tienen dolor de espalda debido al aumento de tamaño y de peso del útero y de las mamas, y porque las hormonas del embarazo aflojan los ligamentos que conectan la columna con la pelvis.

    Durante el embarazo se produce una rectificación de la curvatura de la columna vertebral, exagerándose la lordosis lumbar y produciendo lumbalgias (dolor lumbar).

    Unas normas generales de comportamiento son:

    • Deberás realizar descansos frecuentes, evitando estancias excesivamente largas de pie y acostumbrarse a realizar descansos frecuentes tumbada del costado izquierdo con cierta periodicidad.
    • Evitar coger peso.
    • Ponerse calor local suave varias veces al día, eso  relajará la musculatura y disminuirá el dolor.
    • En caso de que tenga intenso dolor, deberías tomar analgésicos (paracetamol), pero sería conveniente que antes te examinara tu médico de cabecera o ginecólogo para valorar que todo está correcto y que tratamiento puedes tomar, y si es preciso realizar alguna prueba diagnóstica (en general se esperará a terminar el embarazo).
  • Tobillos hinchados

    Es posible que tengas hinchazón (edema) en las extremidades, principalmente en los tobillos y los dedos gordos, sobre todo al final de la gestación. La hinchazón aparece cuando el útero aumenta de tamaño y presiona las venas con origen en las piernas, lo que provoca la acumulación de líquido alrededor de los tobillos.

    Para aliviar la hinchazón de los tobillos, eleva las piernas cuando estés sentada, usa medias hasta la cintura con refuerzo y haz ejercicio.

    Hormigueo

    El hormigueo, en especial de las manos, puede acompañarse de dolor o entumecimiento y, en ocasiones, de debilidad en los dedos. Normalmente, está causado por la acumulación de líquido alrededor de las muñecas, que comprime los nervios que inervan los músculos y la piel de las manos. Esta afección se denomina síndrome del túnel carpiano y suele aparecer cuando también hay hinchazón de los tobillos.

    Si el dolor o el entumecimiento de los dedos no desaparece, es posible que el médico te recomiende una férula moldeada para la muñeca, sobre todo por la noche.

    Varices

    Las varices son venas que aumentan de tamaño, sobre todo en las piernas. Suelen aparecer o empeorar durante la gestación, porque el útero, al crecer, ejerce una mayor presión sobre las venas de la pelvis y de las piernas y porque las hormonas hacen que las paredes de los vasos sanguíneos se relajen.

    Puedes aliviar los síntomas o reducir el riesgo de tener varices haciendo ejercicio suave con regularidad, evitando cruzar las piernas cuando estés sentada, levantado los pies siempre que sea posible y poniéndote unas medias o leotardos con refuerzo antes de levantarte por la mañana.
    Por lo general, las varices mejoran o desaparecen después del parto.

    Hemorroides

    Las hemorroides pueden aparecer o empeorar durante el embarazo; obedecen a los cambios en la circulación de la sangre que experimenta el cuerpo de la embarazada. También pueden aparecer durante el parto, cuando se empuja.

    Las hemorroides son dilataciones varicosas de las venas del recto. Durante el embarazo son frecuentes por la compresión que realiza el útero. En ocasiones son dolorosas.

    No debes utilizar ninguna medicación, ni aplicarte pomadas o cremas locales para aliviar las molestias que te pueden causar las hemorroides sin consultar previamente con su ginecólogo.

    Hay unos consejos generales para el tratamiento de las hemorroides durante el embarazo:

    • Mantener una buena higiene anal y evitar rascar o frotar las hemorroides para ayudar a prevenir las infecciones.
    • Corregir el estreñimiento añadiendo fibra a la dieta: frutas, verduras, pan integral, líquidos abundantes.
    • Evitar comidas muy sazonadas y el consumo de alcohol.
    • Evitar esfuerzos al defecar. Reducir el tiempo de defecación.
    • Utilizar papel higiénico suave o limpieza anal mediante baño con agua tibia
    • Aplicar hielo o compresas frías en la fase aguda del trastorno. El frío hará disminuir la hinchazón.
    • Darse luego baños calientes en la zona dos o tres veces al día. Esta secuencia frío – calor es una forma de aliviar temporalmente el dolor por hemorroides externas.
    • En cuanto al ejercicio, es bueno realizarlo, no intensamente pero si debe de continuar realizando este tipo de gimnasia hasta el quinto o sexto mes.

    Puedes reducir el riesgo de que te salgan hemorroides evitando el estreñimiento y no aguantando las ganas de ir al baño. En las farmacias venden cremas que alivian las molestias. En algunos casos, los baños calientes resultan de ayuda. Al igual que las varices, las hemorroides casi siempre mejoran o desaparecen por completo después del parto, pero en ocasiones se necesita cirugía.

  • Mareos, vértigos y desmayos repentinos 


    Los cambios hormonales del embarazo producen que los órganos de nuestro cuerpo se alteren, entre ellos el corazón y el cerebro, que son los principales responsables de los mareos y desmayos.

    Como ya hemos visto, los estrógenos y progesterona hacen que el flujo de sangre sea más lento y aumente hacia el útero con lo que es más fácil que se produzcan síncopes, es decir, que no llegue suficiente sangre al cerebro durante unos instantes y la madre se sienta mareada o caiga al suelo.

    La madre suele recuperarse rápidamente y sin mayores complicaciones. Para prevenir los desmayos lo mejor es sentarse con los pies en alto cuando se sienta mareada. 

    Los cambios que se producen en nuestro cuerpo para favorecer el flujo sanguíneo hacia el útero y la placenta pueden provocar bajadas bruscas de tensión arterial, haciendo que nos sintamos mareadas e incluso provocar síncopes.

    Cómo identificar los síntomas tempranos de embarazo antes de hacerte el test


    La doctora Onica Armijo, especialista en fertilidad del Hospital La Paz (Madrid) resume las claves que debe tener en cuenta toda mujer con sospechas de gestación:

    • Es muy característico que el pecho que estaba ya hinchado en el ciclo en el que te quedaste embarazada, no se haya deshinchado, te duela y esté muy sensible, que al rozarlo, sobre todo en la zona de los pezones te moleste.
    • Hay mujeres que desde el principio tienen mucho sueño y cansancio, a otras les cambia el ritmo intestinal: normalmente la embarazada se estriñe.
    • Algunas se marean, incluso es frecuente que te marees en el coche, cuando antes no lo hacías. Sueles tener la tensión baja (o hipotensión ortostática), es decir que cuando la paciente se incorpora rápidamente, puede marearse.
    • A otras le duele la tripa, el bajo vientre (hipogastrio), como si le fuera a bajar la regla, pero en realidad no es así.
    • En ocasiones se puede sangrar un poco, cuando se produce la implantación del embrión. Algunas personas lo confunden con su menstruación, pero en realidad es un sangrado llamado periimplantatorio [que coincide con los días de la implantación embrionaria].

¿Realmente estás embarazada?

Desafortunadamente, muchos de estos signos y síntomas no son exclusivos del embarazo. Algunos pueden indicar que te estás enfermando o que tu período está a punto de comenzar. De la misma manera, puedes estar embarazada sin que se manifiesten muchos de estos síntomas.

Aun así, si se te olvida un período y notas algunos de las señales o síntomas anteriores, hazte una prueba de embarazo en casa y / o consulta a un ginecólogo. Si la prueba de embarazo en el hogar es positiva, igualmente concierta una cita con un ginecólogo. Cuanto antes se confirme tu embarazo, más rápido podrás comenzar la atención prenatal.

Sobre la falsa regla y el embarazo sin síntomas


Ya hemos visto que pueden darse casos en los que haya circunstancias que hagan pensar que la mujer no está embarazada. Es el caso de la falsa regla o de las gestaciones que no producen los típicos signos o síntomas evidentes de embarazo (náuseas, vómitos…).

En el primer caso, la falsa regla o sangrado de implantación es superficial, pero puede confundirse. La embarazada se dará cuenta de su estado al mes siguiente, con la falta de la menstruación.

En cuanto a los embarazos sin síntomas, pueden dar la cara en la consulta del ginecólogo varios meses más tarde, normalmente mediante una ecografía en la que ya se ve a un bebé de doce semanas, e incluso más edad gestacional.

Problemas médicos

Los síntomas descritos hasta ahora son comunes en los embarazos normales y normalmente desaparecen sin tratamiento médico. No obstante, existen otras afecciones menos comunes relacionadas con la gestación que pueden precisar tratamiento médico como, por ejemplo, la anemia, la preeclampsia, la trombosis venosa profunda o la diabetes.

Cómo identificar los problemas

Si estás embarazada, deberás acudir a la consulta regularmente para poder detectar cualquier posible problema con el embarazo. El médico de cabecera, la matrona o el tocólogo te preguntarán si tienes algún síntoma y te realizarán distintas pruebas, como por ejemplo:

  • Control de la presión arterial
  • Control del peso, que puede aumentar más de lo previsto si retienes mucho líquido.
  • Análisis de orina con una tira reactiva, que indicará de inmediato si hay azúcar, proteínas o sangre en la muestra, lo que ayudará a identificar una infección.
  • Análisis de sangre, que se realiza al principio de la gestación y después en caso necesario para comprobar si tienes anemia.

Las mujeres que estén preocupadas por sus síntomas pueden acudir en cualquier momento al médico que las atienda durante el embarazo.




Share
This entry was posted on martes, febrero 2nd, 2021 at 7:03 and is filed under Embarazo. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>